Clave dicotómica de reconocimiento de las principales maderas de uso estructural

Versión para impresión

INTRODUCCIÓN

El reconocimiento de las maderas es una técnica no exenta de dificultad que pretende identificar la especie de modo seguro en base a las características diferenciadoras propias de cada cual.

Sin embargo, las características simples no suelen ser suficientemente categóricas o determinantes como para diferenciar de un modo seguro las especies tratadas, sobre todo si el universo sobre el que se aplica es amplio.

Por ello, además de las características basadas en la aplicación directa de los sentidos (visuales, olfativas e, incluso, gustativas), se incluyen detalles sólo apreciables con la ayuda de una lupa o del microscopio. Sólo de esta manera se puede llegar a resultados que permitan una confirmación veraz.

Sin embargo, para grupos relativamente reducidos de maderas, como pueden ser las habituales de uso estructural utilizadas en la Península Ibérica, se puede desarrollar una guía que las diferencie con cierta seguridad.

Aquí presentamos una clave dicotómica, basada en una serie de preguntas encadenadas, cada una de las cuales ofrece dos posibles respuestas.

Cada respuesta, señalada en las coníferas con una letra y en las frondosas con un número, dirige a otra pregunta más concreta que va cerrando las posibilidades de elección de modo que al final quede caracterizada una sola especie.

Algunas preguntas hacen referencia a características de color de la albura o duramen, forma y espesor de los anillos de crecimiento o presencia de vasos o canales resiníferos y son fáciles de observar, aún cuando están sujetas a un cierto grado de subjetividad.

Pero otras precisan de un conocimiento más completo de la anatomía vegetal. Para ayudar en la comprensión de lo descrito y en la posterior decisión, se incluyen explicaciones teóricas de los conceptos expresados.

Ciertas cuestiones, por último, son más complejas y requieren el uso de técnicas microscópicas que no están fácilmente disponibles y que se indican sólo a modo de información extra o de posible confirmación exacta de lo anterior.

En todos los casos son importantes la experiencia, la minuciosidad y el sentido común.

Es conveniente que las muestras a estudiar sean lo más representativas posible de la especie, que contengan zonas de albura y duramen y que, a poder ser, además del corte transversal, presenten el tangencial y el radial.

También se recomienda la comparación de las maderas problema con las imágenes aportadas en la guía, con las fichas de especies que se abren al pulsar los enlaces incluidos o con juegos de muestras reales de las especies estudiadas.

Así mismo, hay que tener en cuenta que los nombres comunes y comerciales de las maderas son muy variables en distintos ámbitos geográficos y que la referencia exacta solo se consigue mediante el nombre científico.

 

Siguiente