Concepto general de bosque

Versión para impresión

Definición según la RAE.

Bosque: Sitio poblado de árboles y matas.

El concepto de bosque es menos amplio que el de monte y está comprendido en éste.

De acuerdo con la definición contenida en el glosario de términos selvícolas del Compendio de Selvicultura Aplicada en España (Serrada et al. 2008) se entiende por bosque el sitio poblado por árboles y matas.

Bosque: Comunidad vegetal dominada por elementos típicamente arbóreos, que forman por lo menos un estrato de copas (dosel) más o menos continuo, generalmente de más de 5 m de altura. Espacio natural conformado por árboles, arbustos, hierbas, bacterias, hongos, protozoarios, artrópodos, otros invertebrados de todos los tamaños clases y descripciones, vertebrados, oxigeno, dióxido de carbono, agua, minerales y materia orgánica muerta, que en su totalidad constituyen el ecosistema forestal.

Bosques naturales: Áreas boscosas en donde muchas de las características principales y elementos clave de los ecosistemas nativos tales como complejidad, estructura y diversidad están presentes.

Por tanto el bosque, como clase de SISTEMA FORESTAL, se considera un tipo de monte, en concreto un monte arbolado o sistema selvícola. El concepto bosque abarca las siguientes consideraciones:

Bosque primario: Sitio poblado de árboles y matas en donde la acción del hombre es inapreciable y su estructura y composición corresponde a su evolución natural.

Bosque secundario: Sitio poblado de árboles y matas en donde se ha producido una acción del hombre que ha modificado su estructura y composición original.

La mínima densidad de árboles necesaria para que un sistema forestal tenga la consideración de bosque es aquella que presenta una Fracción de Cabida Cubierta del 5% (densidad menor que la considerada para establecer la definición en el resto de Europa, debido a las características especiales de la Península relativas a la mediterraneidad, usos tradicionales del monte e histórica deforestación).

La densidad de los bosques permite no sólo establecer el mínimo, sino que además sirve para realizar otra clasificación:

Bosques densos: con fracción de cabida cubierta mayor del 20%.

Bosques ralos: con fracción de cabida cubierta comprendida entre el 5 y el 20%. Estos están asociados a una uso tradicional silvopastoral y conforman las dehesas españolas (entre otras formaciones).