Ensayos de tipo inicial ETI

Versión para impresión

Los Ensayos de Tipo Inicial deben realizarse la primera vez que se aplica la norma armonizada, excepto en el caso de que previamente se hayan realizado ensayos conformes con las disposiciones de la misma. Además deben realizarse nuevamente al inicio de la fabricación de un nuevo tipo de producto. Si se producen modificaciones en el proceso de fabricación, en las materias primas o en los incorporables, es necesario evaluar la necesidad o no de realizar nuevos ensayos de tipo inicial, siendo obligatorios en caso de detectar posibles variaciones que puedan afectar a las prestaciones declaradas.

Es conveniente tener en cuenta a la hora de realizar los ensayos de tipo inicial que el Marcado CE ofrece la posibilidad de agrupar los productos por familias o gamas de productos, siempre que los parámetros de los que depende el resultado del ensayo sean idénticos en los diferentes productos, realizando los ensayos sobre el producto más desfavorable respecto a las características a analizar.

Esta opción se debe tener siempre presente ya que abarata sensiblemente el coste a la hora de caracterizar una gama de productos. Otra circunstancia a tener en cuenta es que no siempre es necesaria la realización de ensayos de tipo inicial por el fabricante, ya que para determinados productos y para unas determinadas características esenciales se puede acoger a valores genéricos establecidos en normativa europea y/o nacional, cuando los productos cumplan unos determinados requisitos y unas determinadas condiciones de uso.

Un claro ejemplo se encuentra en la madera estructural, ya que el fabricante no requiere de la realización de ensayos de tipo inicial para declarar las prestaciones de resistencia y rigidez que establece la norma UNE EN 14081-1, pudiéndose acoger a normas de clasificación visual establecidas a nivel nacional (recogidas en UNE EN 1912), o regional (como la Marca de Garantía Pino Soria Burgos), siempre y cuando la especie a trabajar esté incluida en la norma de clasificación del país o región de donde proceda la misma. Esto sucede porque el ensayo de tipo inicial ya ha sido realizado por alguna entidad previamente.

En la actualidad, las especies con criterios de clasificación en varias normas de clasificación aprobadas se indican en la siguiente tabla:

Procedencia de la madera Norma de clasificación Especies que recogen
España

UNE EN 56544 (coníferas)

UNE EN 56546 (frondosas)

Pinos 

Eucaliptos

Francia NF B 52001 Abeto blanco, picea, pinos, Douglas, alerce, chopo y roble francés
Centro Europa DIN 4074 Abeto, picea, alerce y pino silvestre
Países Nórdicos INSTA 142 Abeto, picea y pino silvestre

Sin embargo el ensayo de tipo inicial es una potente herramienta de competitividad, ya que se puede realizar una clasificación adaptada a la materia prima y al mercado propio, y diferenciarse de la competencia. También la reacción al fuego suele declararse con el valor establecido, por ejemplo “ds2d0” para madera estructural.

Por otro lado, no hay que olvidar, que en la legislación nacional del país donde se coloque el producto se pueden exigir valores mínimos de algunas propiedades de ciertos productos, de modo que se restrinja la utilización de aquellos productos que no alcancen dichos valores.