Oscurecimiento por degradación de la luz

Versión para impresión

El espectro ultravioleta de la luz penetra unas micras en el interior de la madera, lo que ocasiona la descomposición de la lignina y por tanto afecta en gran medida a las características de la pared primaria y a parte del primer nivel de la pared secundaria de las células de la madera. Esta descomposición supone el desligamiento de las células de la madera y con ello su disgregación.

La degradación por acción de la luz es lenta desde un primer momento, pero más a medida que aumenta la degradación, dado que la propia madera degradada sirve de protección al resto. Así, los primeros efectos de la luz se hacen patentes entre el primer y el séptimo año, según el grado de exposición en que se encuentre la madera, provocando un cambio de color, de forma que las maderas claras se oscurecen y se aclaran las oscuras. A cabo de 100 años de exposición, la degradación sólo afecta a los primeros milímetros de la madera, degradando más las zonas de primavera que las de otoño, y más la albura que el duramen.

El espectro infrarrojo penetra en la madera hasta 1 ó 2 mm de profundidad, afectando en la medida de que provoca su calentamiento, más, cuanto mayor sea su exposición al sol y más oscura sea la madera. Este calor puede producir secado y con ello merma de la madera y por tanto fendas.