Reglas a tener en cuenta en la apreciación de defectos

Versión para impresión

Los principales defectos que se producen durante el aserrado son las gemas, la fibra desviada y los defectos de espesor y medida.

Gemas

Son las porciones de la superficie curva del fuste que al ser aserrado se manifiesta sobre la cara o canto de la pieza. Suelen aparecer en árboles con el tronco curvo y también cuando se desea obtener una determinada medida, aprovechando al máximo la madera. Se miden por las diferencias de medidas tanto en la cara como en el canto.

Desviación de la fibra

Este defecto se produce cuando la dirección de la fibra no coincide con la dirección del corte o dirección longitudinal de la tabla (largo). Se mide por la relación a/b (figura). Cuanto menor es esta relación, la desviación será más pequeña y la calidad de la tabla mejor. La desviación de la fibra es debida a la curvatura y conicidad del tronco.

Defectos de espesor y medida

Este defecto puede presentar distintas modalidades:

  • Falta de planitud de caras y cantos
  • Falta de paralelismo entre caras y cantos
  • Defectos en el espesor de la pieza aserrada.

El origen de estos defectos puede ser el movimiento de la hoja de la sierra durante el aserrado (por no estar bien tensa), el movimiento de la troza en el carro (por estar mal sujeta) y en caso de los defectos de espesor son más bien una consecuencia de la existencia de tensiones de crecimiento en la madera.

REGLAS A TENER EN CUENTA EN LA APRECIACION DE DEFECTOS

Queda prohibido el empleo de las maderas que presenten los siguientes defectos:

  • Maderas procedentes de árboles defectuosos
  • Maderas nudosas: si presentan nudos que afectan a la resistencia o las que presenten nudos sanos en cantidad excesiva.
  • Maderas agrietadas
  • Maderas con tejidos descompuestos
  • Maderas recalentadas y quemadas
  • Maderas atacadas por pudrición
  • Maderas carcomidas.